UMI

Cuando hablamos de Android, los que llevamos algún tiempo más en este mundo sabemos que la colocación de una nueva ROM en nuestro terminal es en muchos casos una solución al abandono por parte de los fabricantes de nuestros terminales. Gracias a los cocineros de ROMs, muchos modelos de smartphone Android han llegado a tener versiones de Android que de forma oficial no habrían obtenido nunca. Incluso sin avanzar en versión de Android, algunas ROMs nos ofrecen más opciones de configuración que las que nos dan las ROMs que traen nuestros terminales de fábrica. Sin embargo, y sobre eso vamos a tratar nuestro editorial de esta semana, la opción de cambiar de ROM no siempre es la mejor forma de actualizar un Android, debido a los contras que veremos a continuación.

No sólo veremos contras, ojo. De hecho, vamos a empezar con algunos de los principales pros para que, con toda la información en la mano, seamos capaces de decidir qué hacer con nuestro terminal llegado el momento.

Pros de cambiar de ROM en Android

Ahora hablaremos sobre las ventajas que supone cambiar de ROM en Android, desde la ganancia en configuraciones hasta la posibilidad de hacer que nuestro smartphone Android tenga el aspecto que queramos, sin tener que atarnos al aspecto con el que el fabricante quiera impregnar su dispositivo.

Tener la última, o una de las últimas, versiones de Android disponibles

Pros y contras de la instalación de ROMs

No cabe duda de que siempre resulta atractivo poder disfrutar de Android 4.2.2 o Android 4.3 en nuestros smartphones Android, gracias a las mejoras implementadas por Google en cada nueva actualización, que quedarnos en versiones anteriores como 4.1 Jelly Bean o incluso una versión anterior como las 2.X, 3.X (sólo para tablets) ó 4.1.X). Si nuestro fabricante decide que la versión 4.0 será la última que recibamos, los cocineros siempre andarán al menos uno o dos pasos por delante, permitiéndonos disfrutar de Jelly Bean en nuestro terminal.

Dicha actualización podría conllevar no sólo mejoras de rendimiento, como las actualizaciones menores, sino también la incorporación de mejoras de software de gran nivel como la llegada de Google Now a Jelly Bean 4.1 o la implantación del multiusuario en Android 4.2.

Configuraciones más avanzadas y mejoras de software

Algunas ROMs, como las Cyanogen, las Paranoid, basadas en Cyanogen, las MIUI, etc… disponen de paneles avanzados de configuración, mucho más avanzados que los paneles estándar que nos ofrecen las ROMs Android que vienen instaladas en nuestros terminales. Puede que no queramos ni tan siquiera avanzar en la versión de Android, tan sólo con instalar una ROM de las mencionadas, y algunas más, tendremos disponibles estas configuraciones, incluso sin avanzar en cuanto a versión en Android, ya que su desarrollo no depende de que Android avance o no.

Algunas de estas ROMs incluyen también determinados softwares que no encontramos en muchas ocasiones de forma independiente, como reproductores multimedia, utilidades de gestión de memoria, etc. Tendremos acceso a todos ellos instalando una ROM en nuestro smartphone Android de forma bastante sencilla en la mayoría de los casos.

Limpieza de crapware y launchers de fabricantes

Pros y contras de la instalación de ROMs

Ocurre en muchas ocasiones que nuestros smartphones Android llegan a nuestras manos con una carga importante de aplicaciones que no queremos o que no vamos a usar nunca. Estas aplicaciones nos suponen una merma importante de memoria en la mayoría de los casos. También están los launchers propietarios, como Touchwiz en Samsung o Sense en HTC. Dichos launchers nos ofrecen una experiencia mejorada, a ojos del fabricante, sobre nuestro terminal, además de funciones avanzadas para controlar apartados específicos del hardware de nuestros smartphones, como los sensores en el caso del Galaxy S4 o los usos avanzados de la cámara, HTC Zoe, en el caso de HTC, por mencionar los más conocidos.

El crapware es posible desinstalarlo sólo con el acceso ROOT, pero los launchers no son desactivables. Podemos encontrar, sin embargo, ROMs con versiones limpias de Android para nuestros terminales que no cargan con estos launchers que quizá no queramos utilizar.

Opción de tener una interfaz de móvil diferente y muchas donde elegir

En ocasiones nos encontramos con que los mismos launchers que en ocasiones tratamos de eliminar en sus fabricantes se adaptan para otros terminales. ROMs con Sense y TouchWiz adaptadas para modelos que no son HTC ni Samsung. Otras interfaces que puedan gustarnos, como la MIUI, muy característica, la tenemos disponible para una gran variedad de dispositivos móviles. En el mundo de las ROMs cocinadas hay mucha variedad de configuraciones y apariencias entre las que elegir la que más se ajuste a nosotros, aunque dependa, claro está, de la popularidad de nuestro terminal.

Obtener mejor soporte que el de muchas ROMs oficiales

Pros y contras de la instalación de ROMs

Cuando una ROM se hace muy popular, y nos referimos a una “marca” de ROMs en concreto y no las relativas a un único modelo de Android, puede ocurrir que dicha ROM tenga mejor soporte que el que nos presta el propio fabricante para su ROM oficial. Cyanogen, por citar una de las más populares, ha llegado hasta el punto de ser, en muchas ocasiones, una ROM más estable en nuestros dispositivos que la propia ROM suministrada por el fabricante de nuestro móvil.

Los foros de soporte de estas ROMs ganan en usuarios expertos en base a la popularidad de las mismas, dado que cuanta más gente instale la ROM y la pruebe, más sencillo es para los desarrolladores corregir todos sus errores. Además, la comunidad de cocineros se surte de los expertos que van llegando a través de foros oficiales y demás, por lo que el “know how” dentro de cada marca de ROM cocinada va creciendo de forma pareja a su popularidad.

Contras de cambiar de ROM en Android

Como en todo, cambiar de ROM en Android también conlleva sus riesgos, y hemos de tener en cuenta los mismos antes de llevar a cabo este paso ya que algunos de sus procesos serán irreversibles en según qué fabricantes. Tener toda la información en nuestra mano será fundamental antes de decidir.

Se necesita tener cierto conocimiento de Android para cambiar de ROM

Es indudable que para poder alterar partes internas del software de nuestro smartphone es necesario tener ciertos conocimientos sobre Android y su funcionamiento. No todas las ROMs vienen tan bien empaquetadas como las anteriormente mencionadas Cyanogen, Paranoid o MIUI. En ocasiones nos encontramos con instalaciones complejas que requieren de cambios de kernel, cambios de radio, variación de la tabla de particiones y demás partes de una ROM que podemos desconocer.

Pese a que en muchos foros las instrucciones están bastante claras, es necesario dicho conocimiento para no perdernos con facilidad entre tanta variedad de términos y archivos distintos que pueden, en muchos casos, alterar radicalmente el rendimiento de la ROM, e incluso pueden llegar a hacerla inusable.

La ROM también puede dejarnos desactualizados

En ocasiones ponemos nuestra confianza en desarrolladores que por distintos motivos abandonan los desarrollos, pudiendo quedarnos con ROMs instaladas cuyas funcionalidades están limitadas y que, además, nunca llegarán a estar completas, viéndonos obligados a cambiar nuevamente de ROM hasta dar con una que sí disponga de un soporte decente y que no nos deje abandonados a las primeras de cambio. Hay que tener en cuenta que mientras que el fabricante tiene una deuda para con el cliente en cuanto a ofrecer soporte con el tiempo, el desarrollador independiente no vive de proporcionar versiones actualizadas de su ROM.

La última versión de Android no siempre es la mejor para nuestro smartphone

Pros y contras de la instalación de ROMs

En ocasiones, el fabricante abandona la actualización de nuestro terminal por motivos comerciales como el querer forzarnos de alguna manera a adquirir un dispositivo nuevo; en otras ocasiones, el abandono se produce simplemente porque nuestro smartphone Android ya no da más de sí y seguir actualizándolo perjudicaría su rendimiento en lugar de resultar beneficioso. Hemos de tener claro en qué caso está nuestro dispositivo porque los cocineros pueden conseguir llevar versiones de Android a nuestros terminales que causen que el rendimiento de los mismos descienda. En ocasiones, no es tanta la ganancia en cuanto a funcionalidades del sistema como la pérdida en usabilidad y estabilidad.

Es frecuente que terminales que, por hardware, no soportan Jelly Bean, tengan constantes bloqueos y reinicios, FCs en aplicaciones y todo tipo de problemas de rendimiento. Incluso en cuanto a autonomía de la batería: que una ROM lleve “milagrosamente” Jelly Bean hasta nuestro Android no implica que sea buena idea aprovecharla.

Pérdida de garantía del fabricante

El proceso de obtención de acceso ROOT en nuestros smartphones Android es siempre reversible. Tendremos ahí la opción de poder devolver nuestro terminal al estado de fábrica si, por algún motivo, hemos de llevar el smartphone a reparar dado que el fabricante podría dar quebrantado el contrato de compra y dejarnos sin garantía de reparación ni sustitución. El proceso de ROOT, como decimos, es reversible, pero el desbloqueo del bootloader, algo que debemos hacer en muchos modelos, no lo es en muchos casos. HTC, por ejemplo, comercializa sus smartphones con el bootloader bloqueado advirtiendo claramente que el desbloqueo del mismo causa la pérdida de la garantía. Sony ha incluido recientemente en su Xperia Z1 un “truco” por el que si desbloqueamos su bootloader perdemos el acceso a la cámara.

Los fabricantes ponen empeño en que no trasteemos con las memorias internas de los dispositivos, y hemos de ser conscientes de que podríamos quedarnos sin garantía por llegar más allá de donde nos está permitido. Samsung, por ejemplo, tiene un contador de flasheos que es fácilmente legible por el servicio técnico cuando se recibe el terminal. Hay que tener cuidado.

Pérdida del software propietario del fabricante que hace funcionar hardwares específicos

Pros y contras de la instalación de ROMs

Por poner ejemplos conocidos, si hablamos de la variación de la ROM en un Samsung Galaxy Note debemos tener claro que perderemos el soporte para S Pen dado que las ROMs cocinadas no suelen incluir este tipo de funcionalidades propietarias al ser dichas ROMs portadas de otros sistemas o desde las propias ROM Android AOSP.

En el Samsung Galaxy S4, por ejemplo, perdemos el acceso a todos sus sensores únicos. El HTC a las funcionalidades extras de su cámara. En Sony podemos perder acceso a los modos avanzados para su cámara y sistema de sonido. Y un largo etcétera. Cada fabricante provee a sus terminales de lo necesario para que cada uno de ellos funcione al 100% de su rendimiento, algo que no ocurre con las ROMs cocinadas.

El acceso ROOT tiene ventajas y riesgos: malware

Obtener acceso ROOT para nuestro terminal es un paso obligado para poder cambiar de ROM. Ello implica instalar un programa que permite a las aplicaciones que autoricemos a tocar partes del sistema que el fabricante ha querido que estén lejos del usuario, bien por seguridad del terminal o bien por la integridad del propio software. El acceso ROOT nos permite utilizar aplicaciones de gestión de memoria, de copia de seguridad y también de utilidades que no pueden usarse con los permisos comunes, pero hemos de tener claro que también abrimos la puerta a aplicaciones maliciosas (malware) que requieren de acceso ROOT para ejecutarse y a las que podríamos autorizar sin querer, o incluso podrían obtener autorización de forma silenciosa.

Conclusión

La conclusión más fácil que se extrae de este artículo, al menos desde el punto de vista de quien lo escribe, es que cambiar una ROM no es algo tan sencillo como parece en ocasiones y que conlleva sus riesgos. Es necesario estar informado de todos, además de estarlo también de sus ventajas, para decidir qué es lo que más nos conviene en cada momento hacer con nuestro dispositivo.

A veces cambiar de ROM es lo más beneficioso para nuestros intereses, pero, en ocasiones, es mejor dejarlo todo tal y como está, sin tocar nada que pueda causar más perjuicio que beneficio. Cambiar una ROM debe hacerse, lógicamente, por voluntad propia, y en FaqsAndroid os ayudaremos siempre que nos sea posible: no dudéis en preguntar dudas o en buscar asistencia. Si está en nuestra mano, aquí nos tenéis.

8 comentarios

  1. En mi Samsung Galaxy S2 (i9100), después de probar varias ROMS (CyanogenMod, AOKP, Revolt, GalaxyNexus) tuve que volver a la stock debido a dos situaciones:

    La primera, aunque no es algo que requiera con urgencia, la salida HDMI, ninguna de estas roms brinda esta funcionalidad.

    La segunda, y muy, pero muy importante, con estas ROMS sufría de bastante pérdida de señal varias veces al día (y por largos períodos de tiempo), incluso en zonas de buena cobertura, desde volví a la stock (hace un par de semanas) no he vuelto a quedarme sin señal.

  2. Pues mi caso con el Galaxy S2, es totalmente distinto al de Miguel Monroy. Ahora mismo llevo Sleam Bean 4.3 y no echo en falta nada de la de stock. Supongo que todo depende del uso que se le de al móvil.

    Decir que llevo más de 1 año con el móvil, he probado casi todas las roms de xda y nunca he sufrido pérdidas de señal, ni 3G, ni wifi.

    Eso sí el que quiera la radio tiene que irse a la rom de stock.

    Lo que me gusta es poder eliminar todos los programas que instalan por defecto los fabricantes, con lo que consigues bajar el consumo. En mi caso con la rom 4.1.2 original estaba en un consumo de 4-5% en reposo, ahora con la Sleam Bean 4.3, en reposo 1% y en modo avión prácticamente 0%, esto último lo hago para probar el consumo de la rom, ya que un móvil sin conexión, para mi no vale de nada.

    Otra de las contras de cambiar la rom, es que te puedes volver un “flasheador” compulsivo. 😀

    Cuando se va a instalar una rom distinta a la de stock, hay que analizar lo que pierdes (siempre se puede perder alguna funcionalidad debido al hardware específico) y ni no lo necesitas, adelante.

    • La apk paga spirit light “radio” funciona en las cyanogenmod y todas las rom q derivan de la misma. Siempre q el smartphone cuente con el hardware para radio, hay solucion! Saludos

    • Gracias a este comentario me animé a probar Sleam Bean 4.3 en mi Galaxy S2 i9100 y aunque si evidencio perdida de señal, es de manera parcial, es decir, no me he quedado sin servicio. En realidad es muy fluida, limpia y estable, recomendada!!!

  3. Pues en mi caso no me quedo mas remedio que flashearlo con una rom cocinada tengo un optimus 3d y sufre de llamadas fantasma en ginger bread ,esto es que te llaman pero el movil ni suena ni te marca llamada perdida, oficialmente tardo mucho en salir la actualizacion a ics oficial libre pero yo tengo el telefono con yoigo y si no le hubiera metido una rom cocinada seguiria en ginger bread con las llamadas fantasma, con decir que unos grandes cocineros consiguieron portar una rom de un telefono koreano y hacerla compatible con mi movil muchisimo antes de que saliera la oficial y gracias a eso consegui quitarme llamadas fantasma de encima y hacer que el telefono funcionara para su funcion principal llamar y recibir llamadas

  4. Tengo un galaxy note 2, quisiera un pequeño tutorial dr esto de los mods suena interesante hacercelo a mi note ya que samsung me deja el 4.1.1 agradeceria su opinion…

Deja una respuesta