Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

0

Las grandes sagas no se resisten a lanzar continuaciones con las que satisfacer el ansia de los usuarios, no hay fabricante de móviles que no caiga (o quiera caer) en ellas. Samsung, LG, SONY, Xiaomi… Resulta inevitable conocerlas por algunos de sus modelos clave que evolucionaron mientras añadían un número sucesivo a su denominación. Como OnePlus, que ya va por su número tres.

Llevo un mes con un OnePlus 3 después de pedirlo el mismo día de lanzamiento. Problemas de envío aparte provocados por DHL, no tengo ninguna queja con el teléfono: es una auténtica maravilla. Sin paliativos: la tarea de sacarle pegas entraña sumo esfuerzo; sin que eso signifique que carezca de ellas, por supuesto.

Diseño exterior y materiales: a la altura de lo mejor

Análisis a fondo del OnePlus 3

El empleo del metal no siempre favorece las mejores impresiones de un móvil, pero no se puede negar el hecho de que aporta un tacto que recuerda de manera automática a la calidad. Es lo que ocurre con el OnePlus 3: sostenerlo trae a la memoria el tacto de móviles como el Samsung Galaxy S7, HTC 10 o el iPhone 6S. Esto tiene un inconveniente: en cuestión de diseño, sus líneas de asemejan a las de sus contrincantes (por más que OnePlus juegue la baza del precio).

Cara trasera con curva para adaptarse a la mano, bastante delgado, relativamente ligero y con el contorno suavizado. De esquinas redondeadas y con un frontal que se aprovecha bastante bien; donde se anclan los botones capacitivos abajo y conjunto de sensores con cámara delantera arriba. En esta cara destaca con personalidad el botón de home con lector de huellas; también capacitivo, sin “click”.

Análisis a fondo del OnePlus 3

El botón de Home “rompe” la limpieza del frontal, pero mantiene el color negro de la pantalla (algo más claro destacando con el relieve del propio bisel) con una sensación suave en el toque. Justo al lado dispone de botones capacitivos para retroceso y últimas aplicaciones abiertas con la opción de desconectarlos y usar la barra de navegación en pantalla. También se pueden reordenar.

Siguiendo con los botones, el OnePlus 3 pone el de encendido en el costado derecho (se llega bien con un dedo), los de volumen en el lado izquierdo (sin problema) y, justo arriba de estos botones, se encuentra el conmutador que ya hiciera famoso al OnePlus 2: tres posiciones para elegir con un gesto el modo de interrupción para las notificaciones. Es práctico y parece ser resistente.

El canto inferior sigue el diseño habitual en el iPhone 6 y otros móviles unibody metálicos: salida para el altavoz trasero taladrada, conector central (USB tipo C) y jack de auriculares. El sonido decepciona un poco, ya lo avanzo.

Análisis a fondo del OnePlus 3

En lo referente a la cara trasera, aquí la protagonista es la lente de la cámara. Ésta sobresale en exceso (unos dos milímetros más o menos) creando un claro inconveniente: esta la parte del teléfono siempre rozará al apoyarlo sobre una superficie. La lente en sí es complicado que se raye porque queda algo hundida, pero el riesgo existe. Además de la lente y el flash, está el logo de OnePlus grabado en el aluminio. La ruptura del cuerpo para no entorpecer la actividad de las antenas también destaca: una arriba y otra abajo.

El diseño no resulta original al 100 % y tampoco el uso del aluminio o el color que se utiliza para el modelo “básico”, pero no por ello carece de personalidad. Y sin que se aprecie ningún fallo de construcción: el cristal de la pantalla encaja en el cuerpo sin una sola fisura; el dedo de desliza desde el borde al centro sin trabas gracias al 2,5D de los cantos; y el pulido del aluminio se hace suave sin que se tenga el temor de que resbale de las manos.

La potencia y las prestaciones no decepcionan: top de tops

Análisis a fondo del OnePlus 3

El OnePlus 3 hace gala de lo mejor del 2016 (al menos en el primer semestre) en términos de hardware, por lo que no podía escaparse a la cita el Qualcomm Snapdragon 820. El rendimiento de este multiprocesador está más que garantizado, sus prestaciones son máximas. Y consigue que el móvil no sólo se mueva con soltura en todo momento, también lo elevan al número 1 en términos de potencia. Le realicé varios tests de benchmark y lo corroboran; por más que este dato tampoco sea concluyente.

¿Cómo se comporta en mano? Es imposible notarle ni una sola ralentización. El OnePlus 3 arranca todas las aplicaciones con celeridad, no se notan lags en ninguna transición, la GPU Adreno 530 es una bestia masticando juegos de alta carga gráfica y el resto de componentes básicos de hardware acompañan al Snapdrgaon 820 sin limitarle sus capacidades. 64 GB de espacio interno UFS 2.0: alta velocidad de transferencia; 6 GB de memoria RAM DDR4: velocidad y capacidad de multitarea. Sin SD Card, esto será un inconveniente para muchos.

Análisis a fondo del OnePlus 3

Hay que destacar el empleo del USB de tipo C aunque no sea una novedad. También lleva aparejado el uso de la carga rápida DASH, pero a esto me referiré en el apartado de la batería. Spoiler: DASH es una de las mejores bazas del OnePlus 3.

Pantalla: claros y sombras

Análisis a fondo del OnePlus 3

Los números no pintan mal en términos de pantalla para el OnePlus 3. 5,5 pulgadas, panel AMOLED, resolución Full HD, opción a colocar los botones de navegación en pantalla, buenos ángulos de visión, brillo aceptable que se queda algo corto en exteriores y bajo el sol, muy buena respuesta al toque y opciones de software para sacarle mayor partido a la pantalla.

Dentro de las opciones de ajuste destaca el de la calibración. Mucha polémica arrastra este punto, y creo que con razón: los colores por defecto son demasiado cálidos y saturados sin que se consigan balancear correctamente con el ajuste correspondiente (AMOLED en todo su esplendor). OnePlus hizo caso de las quejas acerca de la mala calibración de la pantalla en el último modelo e introdujo el modo sRGB. Más apagado, pero también más fiel en términos de color.

Análisis a fondo del OnePlus 3

Quizá la elección de un panel 1080p para las dimensiones de la pantalla se quede corta en comparación con el resto de prestaciones de hardware (por experiencia, se aprecia una AMOLED 2K en 5,5 pulgadas), pero seguro que hubiese encarecido el producto. En teoría también debería favorecer la autonomía, aunque este punto lo pongo en duda.

Aparte de la calibración de color y el modo sRGB (se aplica desde los ajustes de desarrollador), el OnePlus 3 añade los gestos para activar la pantalla (encendido con doble toque, lanzador de la cámara…) y Ambient Display para las notificaciones. Incluye modo nocturno para no cansar tanto la vista de noche e inversión de colores para… No sé, como curiosidad.

Suficientes conexiones para cualquier situación. Excepto radio e infrarrojos

Análisis a fondo del OnePlus 3

No se puede decir que el OnePlus 3 ande cojo en cuestión de conexiones, que posee todo lo necesario para mantenerse en línea. El WiFi de alta velocidad con doble banda y Bluetooth 4.1 es algo común, también la compatibilidad con la gran cantidad de bandas 4G LTE; incluida la de 1800 mHz, una de las más polémicas en España. Incluye NFC apoyado por el lector de huellas, por lo que es apto para los pagos móviles. Y con espacio para dos SIMs en formato nano.

La radio seguramente se eche en falta ya que carece de ella; igual que el sensor infrarrojos: una pérdida mínima que, sin embargo, extrañará quien use el móvil como mando a distancia. Otro de los puntos donde no me termina de convencer es el sonido: con falta de presencia utilizando auriculares y sin ecualizador de serie con el que modular el audio. El altavoz exterior cumple, pero no tiene excesivo volumen.

El OnePlus 3 cuenta con jack de 3,5 en la parte inferior y también con USB de tipo C. No es la primera vez que OnePlus integra este conector (el 2 y el X ya lo traen de serie), aunque sí que estrena carga súper rápida. La velocidad de transferencia del SUB no es 3.0, ya que se queda en la anterior versión: 2.0. Para un móvil que apunta a lo último y que tiene 64 GB de almacenamiento, éste es otro de los inconvenientes más reseñables.

Batería y carga, sobresaliendo por méritos propios

Análisis del OnePlus 3

Llegamos a uno de los puntos más peliagudos de cualquier análisis: la batería. Como suele ocurrir, es imposible conseguir una media que abarque todos los usos de los posibles dueños, por lo que hablaré de mis sensaciones personales además de incluir gráficas de análisis que hagan de estándar. Y mi impresión es que la batería del OnePlus 3 es modesta a pesar de los números.

No he tenido mayores problemas a la hora de estirar la autonomía durante una jornada, pero sí que no me parece una batería que encaje en el excelente nivel del resto del hardware. El OnePlus 3 no hace mala gestión de ella en términos generales; aunque hay ocasiones en las que se esfuman los mAh sin que sepas bien por qué ocurre (Oxygen OS no es muy transparente en este aspecto). El día con un uso moderado/bajo suele garantizarse. Las cinco horas de pantalla también suelen sacarse.

Lo mejor de la batería es la carga rápida DASH

Arriba está el test realizado con GeekBench 3. 3.338 puntos que lo sitúan entre el Huawei Nexus 6P por arriba y el Sony Xperia Z3 por abajo. 5 horas 33 minutos encendido; 70 minutos para cargarse de 0 a 100.

¿Y por qué comento en el título que el OnePlus 3 sobresale en este apartado si me quejo de la batería? Por la carga rápida DASH, es todo un acierto. En poco más de una hora es capaz de recargarse por completo tras haberse exprimido a fondo; obteniendo la mayor parte de la autonomía con media hora enchufado al cargador. Y sin que el móvil apenas se caliente, lo cual es doblemente remarcable. DASH es una maravilla, sin paliativos.

Oxygen OS: software casi Android stock con añadidos útiles para el usuario

Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

Mi experiencia con el software del OnePlus 3 es positiva, tanto por la capa en sí como por las aplicaciones y servicios instalados. Oxygen OS sobre Android Marshmallow 6.01 funciona sin ningún problema. Rápido (el hardware ayuda, claro), fiable, sin ninguna lentitud apreciable y libre de cierres ocasionales. También se mantiene actualizado, al menos a fecha de hoy. Con las notables quejas sobre modelos anteriores, de momento OnePlus cumple con el 3.

No posee capa agresiva y el aspecto es casi Android stock. Como detalle más visible, posee una pantalla a la izquierda (a lo Blinkfeed sin noticias) donde muestra información del tiempo, agenda y aquellos widgets que deseemos anclar. En la barra de notificaciones podremos editar los conectores rápidos como se desee. Y existen unos cuantos ajustes que merece la pena destacar.

Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

  • Temperatura de color. Punto controvertido éste debido a la calibración inicial que dio origen al “Optic AMOLED” de la denominación. La pantalla es algo saturada de serie, pero se puede calibrar desde las opciones de pantalla. También es posible aplicar el modo sRGB para un modo de color más fiel (se encuentra dentro de los ajustes de desarrollador).
  • Gestos para la pantalla. Como en anteriores OnePlus, podremos lanzar la cámara o el reproductor trazando gestos con la pantalla apagada. También encenderla con doble toque, aunque no apagarla. Para esto, se puede activar el doble toque en el botón de Home (recomendado).
  • Conmutador. El botón con tres posiciones del lateral derecho es muy práctico para alternar entre los distintos modos de notificación. Todas, imprescindibles y silencio.

Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

  • Ambient Display. Sacando provecho de la pantalla AMOLED, las notificaciones harán que la pantalla se encienda para mostrarlas. No funcionan demasiado bien cuando el móvil se lleva en el bolsillo (han parcheado este error), por lo que yo no recomiendo Ambient Display. El OnePlus 3 posee LED de notificaciones.
  • Modo nocturno e inversión de colores. El modo nocturno es una novedad que traerá Android Nougat de serie, pero el OnePlus 3 ya lo incluye (no es novedad). Directamente desde los conectores rápidos de la barra de notificaciones y con la opción de un modo negativo con el que aumentar el contraste.
  • Botones físicos o botones en pantalla. Sobre gustos no hay nada escrito, por lo que el móvil permite mantener los botones capacitivos o pasarlos a la pantalla en modo virtual. Algo destacado es que podremos alterar el orden de dichos botones. Incluso en los físicos, un punto poco habitual que a mí me ha encantado del OnePlus 3.

Oxygen OS se comporta a la perfección sin recargar el sistema. No noté recargas del launcher al volver a la Home ni tampoco he visto al smartphone lento ni impreciso. Los 6 GB de memoria RAM ayudan, eso por sentado.

La cámara del OnePlus 3 no es la mejor, pero mantiene el tipo con gran capacidad

Análisis a fondo del OnePlus 3

En un móvil de alta gama, con hardware a la última y construcción impecable no puede faltar una buena cámara. Quizá un smartphone con todo esto y un precio de 400 euros deba flojear por alguna parte, pero en la fotografía ofrece muy buena cara. No está al nivel del procesador, la RAM o el almacenamiento, pero sigue contando con un buen hardware de captura.

Sensor de 16 megapíxeles trasero firmado por Sony (IMX 298) con una cámara delantera de 8 megapíxeles (Sony IMX271). La respuesta fotográfica es rápida, se puede lanzar la cámara en menos de un segundo con la pantalla apagada (por gesto o manteniendo apretado el botón de volumen abajo), la interfaz incluye un modo profesional bastante acertado, tenemos guardado en RAW (DNG), el OnePlus 3 graba vídeo en 4K… Las características prometen sobre el papel. Y cumplen en la realidad; aunque con matices.

Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

Sin pegas en exteriores y con buena iluminación: fotos claras, bien definidas y con buen balance de color. Esto es algo normal en un smartphone, incluso de gama media, por lo que hay que fijarse especialmente en las escenas donde se pierde la luz. El comportamiento en media iluminación es aceptable; con baja iluminación abusa del forzado de ISO con el consecuente aumento de ruido (mucho). No parece que utilice en exceso el estabilizador mecánico de imagen, al menos en estas circunstancias.

Análisis a fondo del OnePlus 3, el Android más potente por su precio

El HDR automático no abusa del contraste y consigue muy buenos contraluces iluminando las zonas oscuras sin quemar las más expuestas. De hecho, uno de los modos que más me gustan del OnePlus 3 es el llamado “Contraluz”: el procesado para este tipo de escenas es el adecuado. Aunque eso sí: las fotos no se libran del típico punto verde. Y mención aparte merece el modo Pro: perfecto para quienes busquen modificar manualmente la captura.

En la grabación de vídeo se comporta adecuadamente. Además de que soporta 4K a 30 fps, obtiene películas de buena calidad que, quizá, pequen poca iluminación en según qué condiciones. Y en cuanto a la cámara delantera…Ésta se mantiene a muy buen nivel logrando selfies de colores naturales y bastante luminosos incluso en interiores.

Opinión: un móvil que vale lo que cuesta

Análisis a fondo del OnePlus 3

Más allá de que tiene sus lógicas pegas, no conozco a nadie con un OnePlus 3 que esté arrepentido. Yo no rompo la norma: en el tiempo que llevo con él no sólo me acostumbré a su funcionamiento impecable, también al tacto frío y metálico. Es grande, pero ya estoy acostumbrado a los 5,5 pulgadas.

El rendimiento está en el top de este año: el Qualcomm Snapdragon 820 no decepciona. RAM y espacio interno más que suficiente que no creo que se se vea penalizado por carecer de SD Card. Sí debería venir con radio FM; además de con una batería más extensa: a pesar de que cumple, acaba quedándose corta si se le exige.

Parte del hardware queda un poco por debajo del nivel puro de potencia, como es el caso de la pantalla o de la cámara. No me parecen malas ni una ni la otra, pero sí mejorables. Me gusta el hecho de que el panel sea AMOLED; no me gusta la calibración original y el tono apagado que deja el modo sRGB.

Análisis a fondo del OnePlus 3

En fin, que el OnePlus 3 es excelente para los 399 euros que vale por más que este precio siga siendo alto (no en relación a las prestaciones). Es un smartphone que aguantará un par de años sin despeinarse por sus prestaciones de alto nivel. Habrá que ver cómo van las actualizaciones: a pesar de que el historial de OnePlus es dudoso, con el tercer modelo del “flagship” de momento se portan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here