Decir a estas alturas que Android es un sistema operativo de código abierto es decir una verdad a medias, una verdad con matices. Cierto es que Android AOSP es de código abierto pero una buena parte del ecosistema de dispositivos depende directamente de Google para sus actualizaciones, a veces directas como en los Nexus, a veces a través de sus fabricantes. Todos estos androides dependientes de Google no portan un sistema completamente abierto. Los Samsungs, HTCs, Sonys, LGs y Motorolas del mundo, amén de otras muchas marcas, llevan en su código las Google Apps, la principal diferenciación entre el Android abierto y el Android en proceso de cierre. Una de las empresas que ha crecido a la sombra de Android, Cyanogen, va a declarar la guerra a Google por este motivo. O tal vez porque les mueve el dinero, nunca se conocen las motivaciones reales de las guerras y la historia la escriben los vencedores.

Cyanogen le declara la guerra a Google: ¡elige tu bando!

Cyanogen es el responsable de la ROM más popular de Android, CyanogenMod. Ya les vimos sufrir alguna restricción en su momento cuando tuvieron que prescindir de las Google Apps en sus desarrollos, recomendando su instalación desde entonces. Papi Google se enfadó por utilizar esa parte de Android que no es open source y el amor entre ambos se fue desgastando. Un tiempo después decidieron abrir Cyanogen Inc. y empezar a desarrollar el sistema completo para algunos fabricantes como Oppo o los chicos de OnePlus con su One. Seguro que esto sí os suena. El siguiente paso se ha dejado ver entre rumores y filtraciones. Conversaciones con un Microsoft interesado en el ecosistema androide y sin saber bien qué hacer con su propio sistema, Windows Phone. Pero esto no parará, la guerra ha empezado.

En este momento Cyanogen se encuentra en fase de reclutamiento y su sed de partners no acabará con Microsoft. Lo último que llega a oídos de la prensa es que se siguen buscando compañeros de batalla, nuevas empresas que quieran aliarse en contra de Google en el desarrollo de un nuevo Android, un Android libre. Eso es lo que ellos dicen ahora, claro está, pero nadie suele destapar sus cartas desde el primer momento. Tarde o temprano llega la hora de cobrar y más vale que haya ingresos así que algo habrá en el trasfondo que no nos quieren contar.

Cyanogen le declara la guerra a Google: ¡elige tu bando!

Lo cierto es que esto de desarrollar un Android propio a partir de AOSP no es nuevo, ni mucho menos. Amazon lo sigue intentando con su nube en torno a Android, con sus Kindle Fire y su desastroso Fire Phone. Tiene ventas en USA pero el éxito de su sistema dista de ser espectacular. Xiaomi es otro gran exponente de ROMs basadas en Android pero desprovistas de la personalización de Google. Y los chicos de Xiaomi no son los únicos que lo hacen en su país natal. Su MIUI se une a las Flyme de Meizu y a muchas otras bajo la bandera del progreso sin concesiones a Google. Actualmente el antiguo líder de las búsquedas y ahora metido hasta en la sopa tiene la sarten por el mango con la Google Play Store. Si no cumples sus normas, no tienes sus aplicaciones. No obstante, los repositorios se diversifican y parece que a cada paso surgen una Amazon App Store o un Yandex de turno. Si es gratis, ¿por qué pagar a Google? Dirán todos.

Así que Cyanogen, no sabemos si con ansias de grandeza o porque realmente tiene los pies en el suelo, quiere echar a Google de su propia fiesta. Restarle protagonismo, al menos. Puede que consiga las suficientes ayudas para seguir adelante y puede que incluso consiga su buena cuota de mercado. El resto dependerá del usuario que tendrá que decidir si quiere seguir en el lado de Google o si por el contrario cambia de acera y se marcha de campaña con el ejército de Cyanogen.

Al final lo que decidirá la batalla será el hardware. Un sistema puede ser tan bueno como quiera ser, que si el smartphone no acompaña, adiós y si te he visto no me acuerdo. ¿Conseguirá Cyanogen adherir a algún fabricante importante a su causa? De momento ya tiene el interés de Microsoft y sus Lumia. Seguiremos con atención el boletín de alistamiento.

Sin comentarios

Deja una respuesta