Hace algo más de un año Xiaomi presentó el Xiaomi Mi MIX, un terminal que marcó las líneas de diseño del año 2016. Su gran tamaño y la práctica ausencia de bordes en tres de sus lados hicieron que muchos se inspiraran en ese modelo a la hora de presentar sus propuestas.

Una de las marcas que más rápido lanzó un terminal similar fue Doogee con el Doogee MIX, que claramente tomaba inspiración en el móvil de Xiaomi tanto en la estética como en el nombre.

Lo analizamos y nos gustó mucho, y es que la relación calidad precio de este smartphone estaba lo suficientemente lograda como para recomendarlo.

Ahora la marca asiática lanza la segunda versión, el Doogee MIX 2, un móvil que se aleja un poco de la idea original al llevar el sensor de huellas detrás y optar por una pantalla con ratio 18:9.

Vídeo análisis Doogee MIX 2

Diseño y construcción: bueno, pero pesado

Al igual que en la primera versión tenemos un móvil con un cuerpo de metal de una pieza que no obstante perjudica, y mucho, a su peso, que supera los 200 gramos.

El cristal es el protagonista tanto delante como detrás y la textura de los botones de volumen y de encendido es algo rugosa, lo cual hace que el agarre sea bastante bueno.

Esto, junto con un tamaño muy elevado y un diseño de bordes algo afilado hace que sea ligeramente incómodo en la mano cuando lo sostenemos durante mucho tiempo. Del mismo modo hemos de reconocer que no tenemos ningún inconveniente en lo que a diseño y fabricación se refiere y el detalle de los bordes redondeados de la pantalla lo acerca más a un diseño de móviles de gama alta occidentales que a un móvil chino cualquiera.

Llama la atención que en la parte inferior se haya optado por prescindir del conector jack de 3.5 mm para los auriculares pero a cambio tenemos un conector USB Tipo C, algo que se echa en falta en otras propuestas chinas.

Resumen de características

Potencia y características: potente pero algo lento

Justo antes de este modelo hemos probado otro con el mismo procesador, el Mediatek Helio P25, pero en esta ocasión el rendimiento ha sido inferior. No tanto en potencia bruta como en la fluidez del sistema lo que nos recuerda, una vez más, que el software elegido para personalizar Android afecta. No obstante podría ser que el motivo de que vaya más lento que en otros modelo es la resolución de la pantalla, FHD+, aunque eso tendría más difícil solución.

No tenemos queja de la RAM, de 6 GB, ni de la memoria interna, que en el modelo que hemos analizado es de 64 GB de los cuales tenemos libres casi 60. Tenemos ranura para microSD pero no es algo que nos haga falta.

El sonido es el esperado pero la posición del altavoz, la convencional junto al conector de carga, se nos sigue antojando inconveniente.

Pantalla: grande y de resolución adecuada

Doogee presume de usar una pantalla de 6 pulgadas en el cuerpo de un móvil de 5.5 pulgadas. Esto es posible, aproximadamente al menos, por utilizar un ratio 18:9 que es más alargado que el 16:9 anterior.

Sin embargo perdemos la sensación de tener un móvil pequeño entre las manos. Es cierto que el panel es grande para el tamaño real pero simplemente pasamos de uno grande a uno mayor y antes teníamos la sensación de tener un móvil pequeño con una pantalla grande.

La resolución, de 2160×1080 px, es la esperada pero eso perjudica ligeramente la fluidezque sin ser mala no llega a destacar.

Las opciones de configuración son las normales y aunque el brillo automático no llega a ser todo lo fluido que nos gustaría no es un problema.

Cámara: simplemente pasable

La cámara delantera se ha visto duplicada en este modelo contando con un sensor normal y uno gran angular. Los dos son de 8 Mpx pero la calidad que arrojan es muy corriente, sobre todo de noche. No obstante se agradece la inclusión de los dos para poder, sobre todo, hacer selfies de grupo.

La cámara trasera de día hace fotos rápido y el único fallo es que el contraste es alto al no tener el HDR activado por defecto.

De noche la calidad de las fotos baja y el rango dinámico es corto. Además la veracidad de color no es muy alta. También tarda más en hacer las fotos.

Además el detalle en general no está a la altura del resto del terminal, que nos ofrece bastante más en aspectos como materiales, diseño o batería.

Análisis Doogee MIX 2: review en español

Autonomía: mejor de lo que creíamos al inicio

En la primera prueba de autonomía hemos estado haciendo fotos en exteriores, navegando y en cobertura Wifi usando apps de redes sociales y jugando, aunque no de forma intensiva. Hemos llegado a las 5 horas y media de pantalla con 35 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba de autonomía la hemos realizado también de forma mixta, pero jugando más a HearthStone. También hemos hecho fotos y hablado por teléfono. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 36 horas totales de autonomía.

En la tercera prueba de autonomía hemos estado escuchando muchos podcasts, hemos jugado bastante a HearthStone y también hemos hablado por teléfono. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 40 horas totales de autonomía.

En la cuarta prueba de autonomía hemos hecho un uso muy diferente. Siempre hemos estado en Wifi, con el ahorro que supone, aunque mayormente hemos usado el móvil para jugar, con alguna llamada ocasional y redes sociales. Hemos llegado a las 6 horas y media de pantalla con 20 horas totales de autonomía.

Benchmarks

En Antutu hemos llegado a los 64039 puntos mientras que en 3D Mark en 860 usando Sling Shot. En los test de puntuación doble llegamos a los 855/3963 en Geekbench 4 y a los 1397/2265 en Vellamo.

Interfaz y apps: poca personalización pero lento

Nos ha llamado la atención que la fluidez en los escritorios y en la interfaz en general no fuera todo lo elevada que esperábamos, teniendo en cuenta que el Helio P25 es un chip bastante decente.

Los ajustes y la zona de notificaciones está altamente personalizada, sobre todo a nivel estético, aunque el launcher y los escritorios apenas han sido modificados.

Sí que tenemos algunas configuraciones extras en la interfaz como el modo a una mano o la captura rápida de vídeo o fotos sin desbloquear el móvil.

Este modelo también tiene implementado un sistema de desbloqueo facial pero la realidad es que se trata sólo del que Android activa por defecto y que hemos podido saltar simplemente usando una fotografía. Actualmente salvo en algunos modelos este sistema no es tan seguro como el sensor de huellas.

Todo ello corre sobre Android 7.1.1 Nougat, una versión bastante actual pero que no llega a ser Oreo, lo cual hubiéramos agradecido aunque también nos hubiera extrañado.

Conclusión: bueno, pero esperábamos más

Con el buen sabor de boca que nos había dejado el Doogee MIX esperábamos más de este sucesor. No podemos decir que sea un mal terminal, está claro, pero falla en aspectos clave como la cámara.

Para los que quieren un terminal grande, con buena batería, potente y con un diseño muy actual, más que la mayoría de sus rivales, es una buena opción.

Si valoramos el apartado fotográfico o la fluidez de la interfaz entonces hay mejores opciones aunque también es cierto que el precio de este modelo es lo suficientemente ajustado como para llamar la atención por si mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here