Xiaomi se ha tomado muy en serio su llegada a Europa, y en concreto a España. Hace unos días realizó una presentación a nivel mundial en Madrid en la que anunció un dispositivo que hasta ese momento estaba sólo a la venta en China.

Nos referimos al Redmi Note 7, el primero de los móviles que ha salido bajo la marca Redmi, una nueva división de la empresa, que ha decidido escindir a esta familia de su linea principal de móviles Mi.

Hasta aquí ninguna sorpresa. Lo que no nos esperábamos era que el precio de partida de este modelo fuera de 149 euros, un coste que, si bien era promocional y en un futuro se establecerá en los 179 euros, deja por los suelos a todos sus rivales.

Nosotros hemos podido analizar la variante de 4 GB de RAM y 64 GB de memoria interna, que cuesta 199 euros, y os contamos qué nos ha parecido.

Vídeo análisis Xiaomi Redmi Note 7

Diseño y construcción: llamativo y adecuado

Este móvil es un terminal que entra por los ojos. Hay tres colores disponibles y si bien el negro es bastante elegante pero discreto, el azul y rojo tienen en su parte trasera un degradado que les sienta muy bien.

Esta parte trasera es de cristal, en concreto Gorilla Glass 5, y en ella vemos la doble cámara y el sensor de huellas. En la zona derecha tenemos el botón de encendido y los de volumen y en la izquierda la doble ranura SIM, una de las cuales puede usarse para poner una microSD.

En la parte superior hay un micrófono y un sensor de infrarrojos además del jack de audio. Xiaomi lo mantiene aquí, siendo esta una de las mayores diferencias con el Xiaomi Mi A2. En la zona inferior tenemos un altavoz, potente pero que no destaca por su calidad, y el conector de carga que por fin en esta familia es USB C.

Es un terminal algo pesado (pasa de los 180 gramos) y si bien no es incómodo es algo grande, lo que hará que muchas personas miren con mejores ojos el Xiaomi Mi A2 Lite.

Resumen de características

Potencia y características: Un Snapdragon 660 lo dice todo

Una de las cosas que más sorprendió al saber el precio de este modelo era confirmar que llevaba el mismo procesador que la variante china, el Snapdragon 660, un chip que hemos visto en móviles de gama alta no hace mucho tiempo.

Esto hace que el rendimiento del móvil sea notable y que incluso en juegos y aplicaciones exigentes no tengamos problemas.

Eso sí, el terminal más barato usa una memoria RAM de 3 GB y una memoria interna de 32 GB. Esto es suficiente para esas personas que siempre usan las mismas apps y apenas juegan pero si somos de los que tenemos las fotos en el móvil, de los que usamos mucho WhatsApp y Facebook y nunca vaciamos la caché, quizás sea mejor irnos al modelo de 199 euros, el que tiene 4 GB de memoria y 64 GB de almacenamiento.

Como era de esperar, Xiaomi no ha puesto chip NFC para pagos, pero sí una radio FM, lo que junto con el jack de audio permitirá sustituir a la radio de toda la vida.

Hay que mencionar la conectividad Wifi, mas rápida que en otros móviles de este precio, así como la presencia de bluetooth 5.0.

Pantalla: unos colores demasiado planos

La pantalla es posiblemente el aspecto que menos nos ha gustado de este modelo. El Note 7 usa un panel de 6.3 pulgadas con resolución 2340 x 1080 px, es decir, FHD+. El problema es que la tecnología, LTPS, ofrece unos colores muy apagados e incluso aunque intentemos mejorar el contraste nos encontraremos con cierta falta de color.

Pese a eso no es un panel que se vea mal al sol, sus 450 nits de brillo máximo son más que notables, y tampoco hay reflejos excesivos.

Eso si, si nos gusta mucho ver Youtube, o series de Netflix, o ver muchas fotos, quizás echaremos en falta esa sensación vibrante de otras pantallas.

Cámara: 48 Mpx para una cámara correcta

Xiaomi ha presumido mucho de la cámara de su smartphone. El Xiaomi Redmi Note 7 tiene un sensor de 48 Mpx en la zona trasera, fabricado por Samsung, que permite usar la tecnología Pixel Binning, que combina cuatro píxeles en uno solo para mejorar la calidad.

A la hora de la verdad esto no es demasiado notorio salvo que ampliemos la imagen, mucho. Como podéis ver en las fotos que estamos poniendo, y en la galería, el sensor de 48 Mpx no tiene un detalle demasiado elevado si ampliamos al máximo aunque si lo que queremos es ver la foto en su totalidad, el resultado es positivo.

Es por eso que es mejor disparar con 12 Mpx ya que además es mucho más rápido. El Snapdragon 660 es un procesados potente pero incluso él tiene ciertos problemas para gestionar ese tamaño.

De la calidad de la cámara hay que decir que está muy por encima de la que obtenemos en móviles de precio similar, aunque me da la sensación de que el Mi A2, que cuesta casi lo mismo si lo encontramos en oferta, hace mejores fotos de noche.

En cuanto al vídeo, hay que alabar el buen trabajo que han realizado en Xiaomi para estabilizar el vídeo de manera electrónica ya que no hay un estabilizador óptico en este móvil.

La cámara delantera, de 13 Mpx, nos da unos resultados bastante buenos en detalle y colores, pero es cierto que el rango dinámico no es muy elevado y es fácil quemar la zona trasera de las fotos.

Además, el recorte que realiza en el modo retrato es por software y eso se nota en algunas ocasiones.

Autonomía: batería grande y rápida

Los Redmi Note han presumido de tener una autonomía elevada. Esto no ha sido así siempre pero en la mayoría de ocasiones sí.

El Redmi Note 7 es un terminal con 4000 mAh, lo que hace que podamos estar hasta dos días sin conectarlo al cargador. Obviamente esto es así en las pruebas que hemos hecho sobre todo en interior, con Wifi, y sin usar apps muy exigentes.

Cuando hemos salido a la calle a hacer fotos, hemos escuchado podcasts y música y hemos hablado por teléfono, entonces hemos visto que llegábamos perfectamente al final del día, pero necesitábamos cargarlo para el día siguiente.

Eso sí, hemos usado el móvil bastante tiempo y no hemos bajado de las 6 horas de pantalla, a veces en un día de uso, a veces en casi dos.

Otro aspecto positivo es que tiene carga rápida, de 18 W, aunque no carga inalámbrica, pero en estos precios, sería algo absurdo esperarla.

Benchmarks

Los test de benchmarks de este modelo son os de un gama media. Uno bueno. Hemos llegado a los 144008 puntos en Antutu, a los 1639/5901 n geebench4 y a los 1352/1308 en 3D Mark.

Interfaz y apps: un MIUI 10 descafeinado

No tenemos queja en este móvil en lo que a versión de Android se refiere. Android 9 Pie, acompañado de MIUI 10 es lo que nos da la marca, y se agradece.

No obstante no tenemos algunas funciones que hemos visto en otros móviles, como el desbloqueo facial (aunque sea por cámara) o el modo noche, que llegó ya con el Xiaomi Mi 9 pero que aquí no se da.

Pese a eso es un software estable, rápido, que ofrece ciertas ventajas con respecto a Android puro, y que se actualiza con cierta velocidad, aunque sean cambios menores o pequeñas nuevas funciones.

Conclusión: el rival a batir por debajo de los 200 euros

Xiaomi quiere ser el fabricante que más venda en España. No se nos ocurre otro motivo por el cual ha lanzado un terminal como este con un precio tan agresivo. No creemos que le hubiera hecho falta para seguir creciendo a un buen ritmo, pero sí si lo que quiere es desbancar a Samsung y Huawei y hacerlo pronto.

Es este un terminal muy potente, con buena batería, una cámara correcta, gran diseño y un precio que asusta.

Es mejorable en pantalla y quizás es algo grande y pesado para cierto tipo de usuarios pero es imposible no recomendarlo a cualquiera que busque un móvil de menos de 200 euros.

2 comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here