Siempre que podemos elegir un terminal que se diferencie del resto a la hora de analizarlo lo cogemos. Las marcas muchas veces están limitadas por los componentes a los que pueden acceder y a la hora de la verdad muchos de ellos se parecen. Esto no es que sea algo malo pero encontrar motivos para elegir un modelo y no otro a veces es complicado.

Es por ello que el factor estético a veces, por insignificante que pueda resultar para algunos, se convierte en un elemento de venta. Es lo que le pasa al Ulefone T1, un terminal con buenas características que aunque cuenta con un diseño bastante sobrio y conversador llama la atención en este aspecto.

Por eso, cuando pudimos elegir para nuestra siguiente review la versión Premium no nos lo pensamos. No solo por la experiencia de tener muchísimo almacenamiento de serie sino sobre todo por lo que era tener un móvil tan sumamente peculiar en la elección de colores.

Vídeo análisis Ulefone T1 Premium

Diseño y construcción: un móvil llamativo según cómo lo mires

Aquí entramos en uno de los aspectos más curiosos de este modelo y es que la versión Premium no solo destaca por algunas características internas sino también por un acabado externo muy peculiar.

Estamos ante un smartphone con tres colores principales en sus acabados. La parte frontal es completamente negra, tanto la pantalla como es obvio como los marcos. Pero en la zona trasera tenemos un diseño de dos tonos metálicos muy llamativos, con los colores rojo y azul destacando y con una línea muy fina de tono dorado separándolos.

En cada una de las franjas vemos las antenas, de color negro, así como el doble sensor de la cámara que también es negro. Incluso el logotipo es de este color y hace que apenas se vea, lo que no lo vemos como un fallo.

La forma del móvil es muy convencional, con bordes redondeados y esquinas también suaves que lo hacen ergonómico. El peso es algo alto pero siempre dentro de lo esperado y no estamos ante uno de esos móviles que supera los 200 gramos.

Los botones responden bien y no hay ningún tipo de holgura. Nada suena incluso aunque agitemos el terminal.

Resumen de características

Potencia y características: sin pegas

Parece que Mediatek ha hecho algo bien con el Helio P25 puesto que muchos fabricantes lo están usando como el procesador de sus mejores móviles. Lo vimos en el Doogee MIX 2, en el Weimei WePlus 3 y también en el Ulefone T1 Premium.

La potencia que desarrolla es más que suficiente y los 6 GB de RAM que lo acompañan hacen que el manejo sea en todo momento fluido y correcto, sin que nos de en ningún momento esa impresión de necesitar algo más.

Pero el apartado más llamativo sin duda es la memoria interna. Los 128 GB de este modelo se han visto en muy pocos móviles y la sensación de saber que vamos a poder hacer lo que queramos sin que el almacenamiento sea un problema.

Hemos estado jugando, usando aplicaciones como Google Maps, Instagram o Inbox y no hemos tenido retrasos, lag ni nada similar.

No obstante no hay elementos llamativos en este modelo más allá de que conserva el conector jack de 3.5 mm para los auriculares en la zona superior y que el conector USB de carga es Tipo C, algo que agradecemos.

Pantalla: tamaño y resolución normales

Ulefone ha montado en este modelo un panel muy convencional. Tiene 5.5 pulgadas y cuenta con una resolución de 1920×1080 px, con tecnología LCD.

En exteriores hemos visto algunos reflejos aunque en situaciones forzadas. tanto la visibilidad de la misma como los colores son correctos y hasta las fotografías que sacamos se ven de forma similar a como las vemos en el ordenador, algo que no siempre podemos decir de todos los móviles que probamos.

En cuanto al software, tenemos la ya clásica opción Miravision, que nos permite modificar parámetros como la temperatura de color, el contraste o la nitidez.

Cámara: buena incluso de noche

La cámara en demasiadas ocasiones es el talón de Aquiles de muchos móviles. En esta ocasión Ulefone lo ha hecho mejor de lo esperado.

Con buena luz las fotografías tienen detalle y calidad y la cámara no es lenta. Sí que vemos que el rango dinámico es mejorable pero no llega a ser preocupante. Se ve sobre todo en las fotos de las iglesias

De noche la cámara nos ha sorprendido con un nivel de detalle bastante correcto pero por contra la captación de luz es algo baja. Es lo que tiene implementar una apertura demasiado elevada, lo que empieza a ser una diferencia entre los terminales de gama alta de fabricantes consolidados y los de otras firmas.

Pese a eso, aunque obviamente el nivel de detalle con luz sea mejor es un terminal que invita a hacer fotos incluso de noche. A esto ayuda el flash delantero pensado para los selfies en entornos oscuros aunque es demasiado potente en ocasiones.

Autonomía: falta, no mucho, pero falta

En la primera prueba de autonomía hemos estado haciendo fotos y jugando, además de usando aplicaciones como Instagram o Twitter. Sin embargo lo que más batería ha gastado sin duda es el bluetooth. Hemos llegado a las 3 horas y media de pantalla con 24 horas totales de batería.

En la segunda prueba de autonomía hemos estado en todo momento bajo cobertura Wifi, hemos jugador, usado Twitter y navegado. Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 24 horas totales de batería.

En la tercera prueba de autonomía hemos visto cómo el bluetooth ha sido lo que más batería ha gastado ya que apenas hemos jugado y solo hemos usado Instagram y Twitter de forma más o menos intensa. Hemos llegado a las 3 horas de pantalla con 30 horas totales de batería.

Benchmarks

A partir de ahora restringiremos los benchmarks a las pruebas más actuales. Así pues nos quedamos con Antutu, Geekbench 4 y 3D Mark.

Hemos llegado a los 51190 en Antutu, a los 960 en 3D Mark usando SlingShot y a 780/3243 en Geekbench 4.

Interfaz y apps: Android puro pero en versión 7.0

Ulefone apenas ha tocado la versión de Android usada. Hay algunos extras en los ajustes como es el caso de Miravision o DuraSpeed. Sin embargo no vemos cambios en las notificaciones, en la multitarea o en los escritorios.

Tampoco tenemos aplicaciones de terceros preinstaladas que molesten, lo cual también se agradece. La única pega que le ponemos es que venga con Android 7.0. Podemos entender que aún no se lancen a implementar Android Oreo pero al menos la versión 7.1.2 se agradecería.

No hay multiventana en la multitarea, no tenemos los accesos rápidos con pulsación larga en los iconos y si bien este modelo salió en verano de 2017 ya se esperaría al menos una actualización relevante.

Conclusión: una buena y llamativa apuesta

El Ulefone T1 Premium es un móvil recomendable por partida doble. Por un lado está el apartado estético, que puede gustar o no pero que sin duda es diferente a todo lo que habíamos visto hasta el momento.

Por otro lado tenemos la memoria interna y el resto de prestaciones, ninguna de las cuales flaquea de forma estrepitosa.


Pese a todo no es un móvil perfecto y la batería es uno de los aspectos mejorables. Si esto no es algo de crucial importancia para el comprador, la elección es muy apropiada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here