Estamos viviendo una auténtica oleada de sencillez dentro de los diseños de todo tipo de soportes, observando que las líneas simples, degradados y colores básicos inundan desde los sistemas operativos a los juegos para móviles. Y es que hay algo que resulta claro: complicar el diseño no da la garantía de que el usuario obtendrá una mejor experiencia, siendo más bien al contrario: cuanto más sencillo sea algo que toquemos, más tiempo nos dedicaremos a disfrutarlo. Y ésta es la filosofía de Red Green Blue, un juego tan simple en sus formas y control que sorprende al primer toque con su propuesta. Y tan difícil, que para obtener una buena puntuación se necesita mucha práctica.

Red Green Blue, un juego de habilidad tan simple como adictivo

Veamos. ¿Habéis visto las fotos, leído la review del juego en la Google Play Store o pulsado sobre el vídeo que os hemos dejado más abajo? Pues seguro que os habréis quedado con la misma sensación que nosotros cuando oímos hablar de Red Green Blue: no sabréis ni cómo se juega ni cuál es el objetivo. Aunque una cosa sí queda clara: los gráficos son tan simples como una clase de geometría básica, encontrando en pantalla un círculo, pequeños cuadrados y colores básicos. Vamos, el rojo, verde y azul. ¿Y qué juego de habilidad se puede engendrar con estos sencillos elementos? Pues lo cierto es que un juego muy divertido.

Red Green Blue, un juego de habilidad tan simple como adictivo

En Red Green Blue deberemos controlar un minúsculo cuadrado a base de pulsar sobre la pantalla, teniendo un movimiento orbital alrededor del círculo central y viéndose atraído gravitacionalmente hacia él. Dicho cuadrado dejará una estela de color coincidente con el núcleo, perdiendo la partida en el momento que tocamos con nuestro cuadrado dicha estela. Siempre y cuando sea del mismo color ya que, periódicamente, el núcleo alternará entre rojo, verde y azul (Red Green Blue) pasando a dejar la estela de un color distinto. Total, que al final tenemos la pantalla llena de cuadraditos, siendo un pequeño infierno orbitar por ella sin perder la partida. Aunque dispondremos de una pequeña ayuda: si tocamos uno de los cuadrados blancos que pululan por la pantalla, crearemos una explosión que eliminará la estela que se encuentre dentro de la onda expansiva, ganando así algo de terreno para seguir jugando.

Como veis, resulta más difícil explicar el mecanismo de juego que disfrutar de Red Green Blue, pasando a ser realmente adictivo. Algo que se ve enriquecido por la compatibilidad con Google Play Games, por la relajante banda sonora y por sus efectos visuales de degradados. Además de por ser un juego gratuito, claro. Aunque se ve enturbiado ligeramente por la intrusiva publicidad a pantalla completa que irá apareciendo de vez en cuando (unida al pequeño banner de la parte inferior de la pantalla).

Si os gusta el minimalismo llevado al extremo y apreciáis los juegos arcade de partida rápida, no os perdáis Red Green Blue: es una experiencia totalmente adictiva.

Red Green Blue
Developer: Michał Z.
Price: Free

Sin comentarios

Deja una respuesta