OnePlus ha cumplido con lo esperado y antes de que acabara la primera mitad del año ha presentado su nuevo flagship.

El OnePlus 6 es la renovación de los dos móviles presentados el año pasado, más semejante al OnePlus 5T que al OnePlus 5 por su pantalla alargada pero con carácter propio como denota la nueva elección de materiales.

No deja de lado las modas de este año, sobre todo en lo referente al notch y a la forma de la pantalla.

Nosotros lo hemos probado durante dos semanas como móvil único para comprobar si merece la pena el desembolso. De las dos unidades disponibles OnePlus nos ha prestado la de mayor potencia, que tiene un coste de 569 euros.

Vídeo análisis OnePlus 6

Diseño y construcción: llega el cristal

Lo primero que llama la atención de este modelo es su acabado en cristal. OnePlus se suma a marcas como Xiaomi, Samsung o Huawei y apuesta por el cristal como elemento más premium que el metal.

En la mano es agradable y no resbala demasiado pero en el día a día podemos comprobar que se trata de un material poco práctico. Resbala a poco que lo pongamos en una superficie que no sea plana y una caída puede ser crítica. Es cierto que ambas caras están protegidas por el cristal Corning Gorilla Glass 5 pero aún así hubiéramos preferido metal.

Se mantiene el sensor de huellas en la zona trasera, aunque disminuye en tamaño. Hay un ligero cambio en el Alert Slider, el botón que permite modificar los modos se sonido. Pasa de la zona izquierda a la derecha, algo que convencerá más a los diestros que a los zurdos.

En la zona inferior tenemos el único altavoz, el jack de auriculares y el puerto de carga USB-C.

Resumen de características

Potencia y características: de nuevo lo máximo

Con la excepción del OnePlus X, la empresa de Carl Pei siempre ha apostado por prestaciones de alto nivel y esta no es una excepción.

El procesador elegido es el Snapdragon 845, un chip con un rendimiento increíble que hemos puesto a prueba de muchas formas, con apps, juegos y en muchas situaciones diferentes. La memoria RAM, de 8 GB, ha acompañado y no hemos vivido ni un instante en el que creyéramos que el móvil iba lento.

La memoria interna, de 128 GB, es más de lo que la mayoría de rivales ofrecen por un precio incluso superior y sólo se puede echar en falta el soporte de microSD, aunque la mayoría de los fabricantes están ya dejando esto de lado, sobre todo en la gama alta donde la memoria no es precisamente escasa.

Pese a lo que hemos visto en algunas imágenes de prensa el OnePlus 6 no tiene una resistencia al agua certificada. En principio soporta algún chapuzón ocasional y el agua de salpicaduras y lluvia pero la marca no quiere comprometerse a asegurar que no le pasará nada si lo mojamos.

El aspecto del sonido es uno de los más delicados y es que si bien no es malo en este apartado, el no contar con un doble altavoz hace que en comparación con otros modelos pierda un poco.

Además, como siempre decimos, la posición del mismo, en el lateral inferior, no es la mejor.

Pantalla: a la moda de 2018

OnePlus ha sido bastante conservadora en este aspecto. Ha subido la diagonal de la pantalla hasta las 6.28 pulgadas y la resolución a 2280 x 1080 px.

Se mantiene la tecnología OLED y en este caso vemos aparecer un notch, la mayor diferencia con el panel del OnePlus 5T, que también tenía una proporción alargada, aunque no tanto. Este llega al ratio 19:9.

En cuando a las opciones, destaca la calibración de color, las muchas opciones disponibles tanto para los más puristas como para los que quieren personalizar esto al máximo.

También podemos hacer que se despierte la pantalla con un doble toque en la misma, algo necesario para la identificación facial dado que no se enciende al levantarlo.

La visibilidad de la misma es muy buena y aunque, como todos los paneles OLED, azulea cuando la ponemos en cierto ángulo, la calidad es buena. Tampoco tiene demasiados reflejos y el brillo máximo, sin ser excepcional, es lo suficientemente alto.

Cámara: mejor, pero no la mejor

El año pasado OnePlus recibió algunas críticas por las cámaras de sus móviles. Este año ha mejorado la calidad, sobre todo de noche, pero mi sensación es que está más lejos de los móviles más caros de lo que estaba el año pasado.

Es posible que Xiaomi o Huawei hayan dando un fuerte salto adelante en sus terminales más conocidos y que aunque OnePlus haya mejorado, que lo ha hecho, no haya recortado distancias.

La cámara de este modelo dispone de un sensor dual de 20 Mpx y 16 Mpx que permite activar un zoom digital que nos hace preguntarnos, como en el OnePlus 5T, si no hubiera sido mejor optar por un telefoto.

La calidad de las tomas es muy buena como podéis ver en la galería, pero hay un factor que nos parece mejorable, el modo retrato.

El OnePlus 6 realiza un desenfoque aceptable, no tan bueno como el de otras marcas pero correcto. El problema es que la exposición de las tomas, la saturación de los colores y el procesado de este tipo de imágenes aleja la calidad de la cámara de otros modelos.

Es lo que pasa con el vídeo, que pese a estar estabilizado trepida bastante y al final notamos que el recorte de presupuesto ha ido a parar a este apartado.

No estamos insinuado que el OnePlus 6 tiene una mala cámara, porque no es así, pero sí que es el único aspecto, junto con la resistencia al agua, donde se ve la diferencia con móviles que valen mucho más que él.

Autonomía: buena sin demasiado amperaje

La primera prueba de batería ha sido mixta, con uso en interiores jugando a Honkai Impact y a HearthStone y en exteriores haciendo fotos y escuchando música con unos cascos bluetooth. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 30 horas totales de pantalla.

La segunda prueba de batería hemos hecho más uso del móvil en exteriores con fotos y apps sociales pero hemos jugado menos. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 44 horas totales de pantalla.

La segunda prueba de batería hemos estado exclusivamente bajo cobertura Wifi. Hemos jugado y usado apps sociales. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 48 horas totales de pantalla.

Benchmarks

Hemos llegado a los 252918 puntos en Antutu, a los 4616 en 3D Mark usando SlingShot y a 2408/8963 en Geekbench 4.

Interfaz y apps: acariciando Android P

OnePlus es una de las marcas que se ha asociado con Google para que sus terminales puedan probar ya Android P en beta. Es el caso de este OnePlus 6 aunque hemos usado el móvil con la versión que venía de fábrica, Android 8.1 Oreo.

Oxygen OS, la modificación de Android que usa OnePlus, sigue permitiendo modificar a fondo el sistema, con temas, elección de iconos gestos para lanzar apps…

Y hablando de gestos, los nuevos que usa el sistema para controlar la navegación nos han parecido bastante buenos. Es cierto que deben pulirse un poco y que el de volver no es todo lo cómodo que debería como contamos en el vídeo, pero aún así es un buen primer acercamiento.

Si que se echa en falta que el móvil encienda la pantalla al levantarlo de la mesa, lo que ayudaría a usar más el desbloqueo facial que funciona bien. Hemos intentado saltárnoslo con una foto en una pantalla, con un vídeo e incluso con una fotografía impresa y no hemos podido.

Conclusión: una gran opción

Sin ser este un móvil perfecto es de nuevo un terminal muy aconsejable para los que buscan un smartphone muy potente, con un software limpio y que no falle en nada concreto.

Es posible que carezca de una seña de identidad fuerte, más allá del precio, y que eso haga que otros rivales llamen más la atención, pero si somos pragmáticos es posible que estemos ante el móvil con mejor relación calidad precio de los que superan los 500 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here