Si hay un fabricante a nivel tecnológico que ha ido dando saltos de calidad visibles año tras año, ese es Huawei. Tanto es así, que a día de hoy es una locura no ponerlo a la par que los productos de rivales directos como Samsung o LG.

Huawei siempre ha diferenciado su gama alta en dos familias: los Huawei P y los Huawei Mate. Y es el último modelo de esta segunda familia el que analizamos hoy: el Huawei Mate 10; cuya mayor particularidad, y además factor diferencial, es ser el primer smartphone del mercado con inteligencia artificial.

Es por ello que, y más ahora que ha reducido drásticamente su precio de salida, analizamos el Huawei Mate 10, un móvil capaz de rivalizar con cualquier smartphone al que le enfrentemos.

Vídeo análisis Huawei Mate 10

Diseño y construcción: no hacen falta pantallas 18:9 para eliminar marcos

Si bien en sus inicios el fabricante chino no destacaba por sus diseños al utilizar materiales como el plástico en sus terminales, fue hace ya unos años cuando comenzamos a ver destellos en este apartado que se han ido haciendo visibles hasta encontrar terminales tan bien construidos como este Huawei Mate 10.

En el Huawei Mate 9, modelo del año 2016 y predecesor del terminal que hoy nos ocupa, podíamos ver que la firma china apostaba por el metal como principal material para la construcción de su flagship. Ahora, esto ha cambiado en favor de una construcción en cristal.

Este cambio de dirección sienta bastante bien al móvil, convirtiendo a este Huawei Mate 10 en un terminal muy elegante. Sienta bastante bien a la mano este nuevo tacto, aunque como en todos los smartphones de cristal, se marcan bastante las huellas.

En cuanto al frontal, observamos que apenas tenemos marcos, tanto laterales como superior e inferior. Y esto es aún más visible cuando nos encontramos ante un terminal con una relación de aspecto 16:9, en lugar de la tan de moda 18:9.

Esta eliminación de marcos se hace aún más visible cuando, en apenas unos milímetros, Huawei consigue introducir un sensor de huellas dactilares que hace las veces de botón de inicio.

A la hora de manejar el Huawei Mate 10, nos encontramos con un inconveniente que tienen todos los terminales con esta diagonal, y es el manejo a una sola mano; aunque este problema se minimiza debido a que es poco más grande que terminales de la firma de 5.2 pulgadas, como el Huawei P8, si bien es más ancho.

Resumen de características

Potencia y características: la inteligencia artificial ya está aquí

Una de las cosas que más destacó Huawei en la presentación de este Mate 10 fue la implementación de una unidad de procesamiento neuronal (NPU, en sus siglas en inglés) en su nuevo procesador Kirin 970.

Este chip, como podéis leer en nuestro resumen de especificaciones, es un procesador de ocho núcleos a 2.4 GHz, y cuenta con una GPU Mali-G72 MP12. Y podemos decir, sin ningún tipo de duda, que el rendimiento del terminal es sobresaliente.

Ya sea con juegos exigentes, o utilizando la funcionalidad de doble pantalla, encontramos un comportamiento verdaderamente bueno. Hemos probado juegos exigentes como F1 2016 o Asphalt Xtreme en máxima calidad, y el Huawei Mate 10 no ha presentado el menor indicio de lag.

Pero la pregunta del millón no es el comportamiento de la CPU o la GPU, el cual es extraordinario como decimos, sino ¿Realmente se nota la NPU a la hora de manejar el terminal en el día a día?

La respuesta corta es no. Pero es que hemos alcanzado niveles de excelencia en procesadores «tradicionales», que en el día a día la diferencia, en el caso de haberla, es imperceptible.

Ahora bien, sí notamos que la NPU desempeña un papel importante en los apartados de autonomía y cámara, sobre todo, aunque los detallaremos en profundidad más adelante.

Pantalla: un panel IPS de muy buena calidad

Como hemos comentado en el apartado del diseño, encontramos una pantalla de seis pulgadas IPS con la tradicional relación de aspecto 16:9. La resolución de la misma es QuadHD, es decir, 2560 x 1440 píxeles.

Una de las cosas que más llamaron la atención de la pantalla del Huawei Mate 10 desde el momento en que se presentó fue la apuesta de una pantalla de gran diagonal sin tender al nuevo formato 18:9. Máxime cuando el modelo Pro sí la incorporaba.

En líneas generales, nos encontramos ante una buena pantalla. Si bien no es un panel OLED como el del Mate 10 Pro, tenemos frente a nosotros una pantalla IPS muy competente.

Uno de los aspectos en los que más destaca la pantalla del Huawei Mate 10 es en el brillo: al ser un panel IPS es una de las ventajas que ofrece con respecto a otros fabricantes, otorgando en este caso 700 nits.

El panel también es compatible con HDR10, por lo que cuando reproduzcamos ese formato en el terminal, la experiencia a nivel de contraste será más que satisfactoria.

Por contra, sí echamos en falta algo de intensidad en el color de este Huawei Mate 10: vemos algún tono algo apagado, en el caso de los rojos por ejemplo. Eso sí, el blanco al menos no tiende al azul o amarillo, algo que agradecemos.

Cámara: ahora sí Huawei, ahora sí

A día de hoy, es muy difícil decantarse por un teléfono de gama alta si no es por el apartado multimedia. Ya hemos hablado de la pantalla del Huawei Mate 10, y ahora toca hacerlo de su cámara, o más bien, de sus cámaras.

Este Huawei Mate 10 viene equipado con una cámara dual en la parte trasera de 12 y 20 megapíxeles con el doble sistema RGB y blanco y negro que viene usando la firma desde hace un par de años. Estas lentes, y como viene siendo habitual en la gama alta del fabricante, están certificadas por Leica.

Cuando abrimos la aplicación de cámara del Huawei Mate 10 nos encontramos con una interfaz muy completa, pero no por ello difícil de usar. Es más, en nuestro primer uso tendremos un pequeño tutorial para familiarizarnos con los controles.

La toma de fotografías con el Huawei Mate 10 si por algo destaca es por ser veloz: ya sea el enfoque, el disparo, o la usabilidad de sus ajustes avanzados hacen que fotografiar con este terminal sea todo un placer.

Cabe destacar la calidad del terminal en la toma de fotografías nocturnas, gracias a la apertura f/1.6. También cabe reseñar el modo monocromático, que resalta las bondades de este terminal para este tipo de fotografías sin necesidad de filtro alguno, debido a su sensor en blanco y negro.

Lo único que puede chirriar algo en cuanto a los resultados que arroja la cámara del Huawei Mate 10 es la fidelidad del color en imágenes nocturnas, algo que no disgusta tanto al compararlo con generaciones anteriores de la firma.

En definitiva, el salto de calidad que el Huawei Mate 10 con respecto de la cámara es enorme, y tal vez en ello ayude la unidad de procesamiento neuronal NPU que acompaña al procesador del terminal.

Autonomía: carga veloz para una autonomía notable

La autonomía es algo que destaca en este Huawei Mate 10. Si bien no es el apartado más brillante del terminal, si destaca para bien, sobre todo en cuanto a la velocidad de carga de la batería.

Hemos hecho pruebas más o menos exigentes en materia de autonomía con este Huawei Mate 10: por lo general, con el uso diario habitual, el terminal resiste una jornada de once horas con algo más de cinco horas de pantalla.

A la hora de probar el rendimiento del terminal en juegos y test de benchmark, ambas cifras han descendido; pero sí nos ha sorprendido que, en un ciclo de uso no excesivamente esporádico, el terminal ha aguantado 40 horas sin mayor problema.

Todas estas pruebas, también hay que decirlo, han sido limitando la resolución de la pantalla a FullHD, salvo cuando hemos empleado juegos o consumido contenido multimedia, que ha sido cuando la hemos dejado en la nativa QuadHD.

Pero, como hemos avanzado, la carga rápida de este Huawei Mate 10 es lo que más destaca en lo que a autonomía se refiere. Hablamos de que en escasos noventa minutos la batería se carga al 100%, y que en media hora recargamos la primera mitad. Sin duda, de lo mejor que hemos visto en un smartphone, más aún teniendo en cuenta los 4000 mAh de capacidad de la batería.

Benchmarks

En Antutu, el Huawei Mate 10 ha logrado 164844 puntos. En Geekbench 4 llegamos a los 1895 puntos con un núcleo y 6555 con los ocho. En Slig Shot, de 3D Mark, alcanzamos los 2871.

Interfaz y apps: relación de amor-odio con EMUI

Una de las particularidades que tiene comprar un móvil de Huawei (u Honor), es lidiar con su capa de personalización EMUI más similar al MIUI de Xiaomi que a Android 8.0 Oreo en su versión stock.

La capa no funciona mal, es más, sería un crimen que no lo hiciera con este hardware; pero su estética sigue siendo demasiado «oriental» para los estándares que tenemos en Occidente. Aunque, como todo, es cuestión de gustos.

Tiene añadidos interesantes, como el gestor de archivos o el servicio de atención al cliente HiCare. Destacamos también una aplicación de salud muy completa, así como el traductor, que capturará en tiempo real gracias a la NPU la conversación que tengamos, o un cartel que enfoquemos con la cámara.

También destacamos el Modo PC con el que cuenta el Huawei Mate 10, que se activará al conectar el terminal a través de un cable USB-C a HDMI a un televisor o monitor de ordenador. Al hacerlo, tendremos una interfaz de escritorio similar a Windows, y el terminal actuará como trackpad. Podremos conectar también un teclado vía Bluetooth para escribir documentos.

Cabe decir que la experiencia dista mucho de un sistema de escritorio completo como Windows o MacOS, pero supone un aliciente para quien quiera el Huawei Mate 10 para un uso profesional y necesite, por ejemplo, hacer presentaciones sin necesidad de un PC. Supone además una ventaja con respecto a accesorios como el Samsung Dex debido a que no necesitamos más accesorio que el cable de imagen.

Conclusión: todo un gama alta más barato que la competencia

La competencia es feroz a día de hoy, más aun cuando cada vez se difumina más la linea entre la gama media y la gama alta.

El Huawei Mate 10 ofrece una (o unas) de las mejores cámaras del mercado, un rendimiento exquisito, y una pantalla que, si bien no es la mejor, cumple con lo que se espera en un terminal de gama alta como este.

Destaca también el apartado de la autonomía como hemos comentado previamente, aunque resaltamos la carga rápida tan potente que integra teniendo en cuenta la capacidad de la batería.

Huawei Mate 10 - Smartphone de 5.9'' (Kirin 970 + IA, RAM de 4 GB, Memoria Interna de 64 GB, cámara Dual Leica Twilight 20 + 12 MP f 1.6 y OIS MP, Android), Color Negro
Huawei Mate 10 - Smartphone de 5.9'' (Kirin 970 + IA, RAM de 4 GB, Memoria Interna de 64 GB, cámara Dual Leica Twilight 20 + 12 MP f 1.6 y OIS MP, Android), Color Negro
Precio 219.95€
Ver en Amazon

Sería mentira decir que el Huawei Mate 10 no ha supuesto un antes y un después en materia de inteligencia artificial, al ser el primer teléfono que integra este tipo de funcionalidades que ahora, firmas como LG con sus nuevos modelos comienzan a adoptar.

Si el Huawei Mate 10 era recomendable para quien buscaba un smartphone top a su precio de salida de 699 euros, lo es aún más ahora que está cien euros más barato.

Compartir
Artículo anteriorBluboo S2
Siguiente artículoHuawei Y9 2018
Apasionado de la tecnología desde que tengo uso de razón. Adorador de este mundillo de los smartphones, en especial de los Android. Podéis encontrarme en Twitter poniendo canciones de los Stones, mayoritariamente.

Sin comentarios

Dejar respuesta