Este año 2018 ha sido el elegido para ver nacer una nueva categoría de productos: los móviles de gama media con potencia de gama alta.

Uno de estos ejemplos es el PocoPhone F1, un terminal que presumía de rendimiento y de potencia, pero no es el único. Poco después de su presentación Honor anunciaba un smartphone con las prestaciones adecuadas para plantarle cara, y lo hacía a un precio muy llamativo.

El Honor Play es una de las propuestas más relevantes para los que necesitan un terminal equilibrado, que no sea demasiado caro y que tenga el rendimiento de los mejores móviles.

Tras unas primeras impresiones hemos analizado este terminal a fondo y hemos confirmado algunas de nuestras expectativas, pero no todas.

Vídeo análisis Honor Play

Diseño y construcción: cómodo, elegante, ligero

Estamos ante un terminal que no llama la atención por lo diferente que es. Dispone de una gran pantalla de formato alargado, un notch de tamaño medio 8en el que se incluye además del auricular y la cámara frontal un LED de notificaciones) y un acabado trasero en metal en el que llaman la atención la doble cámara y el sensor de huellas.

Es un móvil bastante grande pero es realmente cómodo en la mano. Esto es debido en parte a que el canto, realizado del mismo material que la zona trasera (de hecho es una pieza) es curvado y la parte superior, la pantalla, tiene un cristal 2.5 D.

Esto también se ve el diseño y es que la zona delantera es negra y el resto de un llamativo color morado claro o lila.

Es un móvil que llama la atención por su peso. No por ser excesivo, sino todo lo contrario, es contenido, ligero incluso.

Resumen de características

Potencia y características: procesador de gama alta

El procesador que incorpora el Honor Play es el Kirin 970, un chip que se presentó el año pasado y que estrenó el Mate 10. Luego lo hemos visto en móviles como el Honor 10 o el Huawei P20 Pro. Como veis se trata de un chip de primera categoría. 

Esto se nota en el comportamiento de los juegos, que aunque por defecto no arrancan al máximo en gráficos sí que soportan este apartado una vez entramos en los ajustes de cada uno.

Aquí tenemos que hacer una mención especial a GPU Turbo, una tecnología que creó Huawei y que ahora vemos en los móviles de Honor. Se trata de un sistema que escanea juegos y hace que en el móvil funcionen más rápido y gasten menos batería. Lo hemos probado y se nota en propuestas como PUBG o Asphalt 9 aunque no en otras como HearthStone y Honkai Impact Third.

La memoria RAM es de 4 GB y la memoria interna de 64 GB. No son malas cifras para el rango de precios en el que se mueve el terminal pero se hubiera agradecido un salto en ambas, hasta los 6 y 128 GB. Se mantiene la doble bandeja para dualSIM, aunque una de ellas puede también ser usada para poner una microSD de hasta 256 GB.

En el apartado de conectividad destacan el NFC y el jack de audio y también una carencia, la de la radio FM. Hay detalles relacionados con la inteligencia artificial del Kirin 970 que también aplican aquí, como la reducción de ruido en las llamadas.

Pantalla: grande y válida

Este móvil se ha sumado a la moda de superar las 6 pulgadas de diagonal. El panel tiene 6.3 pulgadas y una resolución FHD+, aunque EMUi sigue permitiendo la gestión de la resolución de manera inteligente así que el propio sistema decide si mantiene esa resolución o la baja a 720 p en función de lo que estemos haciendo.

Para ver vídeos, jugar o leer no hemos tenido ningún problema y sólo en exteriores ante el sol directo o en entornos con mucha luz hemos visto reflejos molestos.

No hay tintes extraños, no se echa en falta más brillo y la cantidad de opciones que hay en los ajustes es más que suficiente.

Cámara: muchas opciones y buena calidad

La cámara doble es algo que ya casi damos por obligatorio en los móviles, incluso en los más baratos.

Honor no defrauda y nos permite realizar muy buenas fotografías en modo retrato (dentro de lo esperado en esta gama de precios) y además nos permite usar la inteligencia artificial de su procesador también aquí.

Esto posibilitara que activemos el reconocimiento de escenas para mejorar la calidad de algunas fotos o que se estabilicen mejor.

El sensor trasero es de 16 Mpx y cuenta con uno de apoyo de 2 Mpx. La calidad de las imágenes es buena y sólo hemos notado que el rango dinámico se queda corto en fotografías muy complejas. Incluso de noche la calidad es muy válida y los punto de luz no se distorsionan ni velos acuarelas intentando eliminar el ruido, al menos no de forma exagerada.

La cámara delantera sí que es algo mejorable, sobre todo en baja luz, pero nos permite tomarnos selfies correctos e incluso usar el modo retrato. De nuevo, como tantas veces hemos dicho, se nota la ausencia de un segundo sensor que nos de información de profundidad. El recorte no es tan bueno como con la cámara trasera.

Autonomía: decente, sin sobresalir

En la primera prueba de batería hemos estado haciendo fotos en exteriores y jugando bastante. Hemos llegado a las 4 horas y media de pantalla con unas 24 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba de batería hemos estado jugando muchísimo, casi todo el tiempo que hemos usado el móvil Eso si, casi exclusivamente en interiores y sin hacer fotos o usar apps de otro tipo. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con unas 30 horas totales de autonomía.

En la tercera prueba de batería hemos estado escuchando música durante varias horas así como podcasts, siempre offline. Hemos hecho algunas fotografías para seguir probando la cámara y hemos jugado. Hemos llegado de nuevo a las 5 horas de pantalla con unas 30 horas totales de autonomía.

Interfaz y apps: Mucho EMUI y con Android 8

Huawei y Honor están esforzándose en actualizar cada vez más rápido sus móviles pero aún hoy siguen lanzando terminales con Android 8, como es el casi. Este Honor Play dispone de Android 8.1 Oreo y EMUI 8.2.

Entre las novedades implementadas están los gestos, iguales que los del Huawei P20 Pro, y no como los del Mate 20 Pro.

La gestión de la batería, las muchísimas opciones de configuración o la elevada personalización son apartados positivos pero, como siempre, echamos en falta un lavado de cara muy fuerte a nivel estético.

Conclusión: una alternativa a considerar

El Honor Play llega pegando fuerte. Es rápido, muy potente, bien diseñado y tiene una cámara tan buena como era de esperar. Esto lo convierte en un móvil que hay que valorar si miramos el rango de precio de los 300 euros.

Eso si, no es perfecto y su batería, si bien no es en absoluto mala, se queda corta para intensas jornadas de juego, siempre que esos juegos no sean compatibles con GPU Turbo.

Si os interesa este terminal podéis adquirirlo en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here